Coches Voladores

Se podría pensar que la idea de los coches voladores es reciente, pero en realidad ha sido un sueño de algunos hombres que data de más de 100 años.

Coche volador de Glenn Curtiss
Coche volador de Glenn Curtiss

Se conocen proyectos de coches voladores desde el año 1917 cuando Glenn Curtiss, un ingeniero estadounidense desarrolló el Autoplano, que era un híbrido entre un automóvil y un avión, al coche le adosó un par de alas, un timón y una elice. Si bien no llego a volar marcó un precedente.

En 1937 apareció el Aeromóvil de la mano del ingeniero Waldo Waterman, este coche volador contaba con las mismas características que tenia el Autoplano. Recién en 1973 los ingenieros aeronáuticos Harry Smolinsky y Harold Blake presentaron el Ave Mizar, resultado de la fusión de un Ford Pinto y una Cessna Skymaster. Este coche volador logró cierto éxito pero terminó en tragedia cuando cayó a tierra con sus inventores a bordo.

Automóvil volador de Harry Smolinsky y Harold Blake
Automóvil volador de Harry Smolinsky y Harold Blake

Pero con la llegada del nuevo milenio llegó también nueva tecnología lo que ha permitido desarrollar nuevos prototipos de coches voladores.

Podemos citar algunos:

El Pal- V Liberty

Coche Volador El Pal- V Liberty
Coche Volador Pal- V Liberty

Los fabricantes destacan que este coche volador cuenta con tres ruedas una delantera y dos traseras y un rotor, lo que le permite volar como un helicóptero, aunque es más silencioso y económico que este. Ofrece dos versiones, la primera una edición especial llamada Pioneer Edition, y la otra denominada Sport Edition.

En España ya esta en venta, aunque hay que disponer de medio millón de euros. Se espera que estos coches voladores estén a la venta en forma masiva en 2019.

AeroMobil 3.0

Coche Volador AeroMobil 3.0
Coche Volador AeroMobil 3.0

El Aeromóbil del ingeniero eslovaco Stefan Klein. En 2016 se anuncio la construcción de los primeros modelos del AeroMobil 3.0 (otro proyecto basado en la idea de coche – avión), con capacidad para dos personas y alas plegables para facilitar su desplazamiento en la carretera.

Se espera que este coche volador en cuestión de segundos extienda sus alas y pueda volar como cualquier avioneta, y luego con la misma facilidad descienda en cualquier autopista y comparta la ruta con los demás automóviles normales. Estos vehículos voladores estarán disponible en el mercado hacia fines de 2020.

Terrafugia Transition

Coche Volador Terrafugia Transition
Coche Volador Terrafugia Transition

Podemos mencionar también al Terrafugia Transition, este modelo está basado en la idea de un coche – avión es decir que necesita una pista de aterrizaje como un avión, aunque puede circular también como un automóvil convencional. La firma Terrafugia está trabajando en el modelo TF -2.

Estos coches voladores contarán con la capacidad de despegar y aterrizar verticalmente, además podrán viajar cuatro ocupantes. La idea es que estos vehículos voladores lleguen al mercado el próximo año.

El Airbus

Coche Volador Airbus
Coche Volador Airbus

En 2017 la empresa Urban Air Mobility anuncia que está trabajando en el Airbus, aunque reconociendo que estaban en una etapa de experimentación, apuntando más que nada a prestar un servicio de taxi, y podría transportar solo a una persona. Se espera que este modelo de coches voladores esté listo para 2020.

El Helikar

Coche volador Helikar
Coche volador Helikar

Otro dispositivo interesante es el Helikar, se anunció como el primer coche volador con matrícula española, con capacidad para dos personas, el prototipo mostraba un diseño innovador en cuanto a seguridad, ya que ofrecía un sistema de piloto automático que en caso de un accidente aéreo se podría activar un paracaídas evitando que el coche volador se estrelle. Su sistema de despegue vertical permitiría volarlo desde el jardín, según declaraba uno de sus creadores. Finalmente por falta de financiamiento el proyecto de estos coches voladores quedó postergado para un futuro, ojalá… cercano.

Como vemos, los coches voladores ya son una realidad, ahora, los gobiernos del mundo tendrán que trabajar en trazar las rutas, elaborar y regular las certificaciones y disposiciones legales pertinentes para que los coches puedan sobrevolar, también, el cielo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *