¿Conoces los daños que puede provocar la obsesión por comer hielo?

Aunque en principio se pueda pensar que comer hielo es algo totalmente inofensivo, ya que no es otra cosa que agua en estado solido, precisamente ese es uno de los principales problemas, ya que al ser tan duro puede provocar daño en el esmalte de los dientes, dando lugar a la aparición de caries y bacterias si se come con mucha frecuencia. Ademas también puede debilitarlos e incluso llegar a fracturarlos.

A la obsesión por comer hielo se la conoce con el nombre de Pagofagia y se la define como una enfermedad que se caracteriza porque la persona siente la necesidad de masticar hielo y en caso que no pueda hacerlo le produce malestar y ansiedad.

Esta enfermedad puede ser producida por distintas causas como el síndrome de pica, problemas neurológicos o simplemente por el placer que produce este habito a las personas que lo consumen.

Pero hay que estar muy atento a este síntoma, ya que si sentimos la necesidad repentina de comer hielo y luego lo seguimos haciendo con frecuencia, puede tratarse de deficiencia de hierro.

Por eso es recomendable que ante las ganas de comer hielo de forma compulsiva se consulte al medico para que pueda realizar las pruebas pertinentes, ya que podría tratarse de algo más que una simple costumbre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *